Instalación de desfibriladores en las comunidades de propietarios

Home / administrador de fincas / Instalación de desfibriladores en las comunidades de propietarios

¿Sin desfibriladores en vuestra comunidad de propietarios? Según el Registro de Desfibriladores Externos fuera del ámbito sanitario de la Comunidad de Madrid, apenas 500 de 2000.000 comunidades de propietarios en la región cuentan con un desfibrilador. Una cifra demasiado baja para la importancia que tiene este equipo: salvar una vida en menos de 5 minutos desde la parada cardiaca.

Quizá sería interesante hablarlo y aprobarlo en la siguiente junta de vecinos. La principal razón de la instalación de un equipo desfibrilador en las comunidades de propietarios es que se podría reducir las muertes por parada cardiaca, uno de las principales causas de mortalidad en nuestro país. Evidentemente, el equipo desfibrilador deberá ser instalado en las zonas comunes. Piscina, garaje, garita del conserje, escaleras…

Aunque no es obligatoria su instalación en las fincas residencias, si se tiene esa obligación en: grandes establecimientos comerciales con una superficie superior a 2.500 m2; en los aeropuertos; las instalaciones de transportes; los establecimientos públicos con un aforo igual o superior a 2.000 personas; establecimientos dependientes de las Administraciones Públicas; las instalaciones, centros o complejos deportivos con más de 500 usuarios diarios; establecimientos hosteleros con más de 100 plazas: centros educativos; centros de trabajo con más de 250 trabajadores y centros residenciales de mayores con 200 plazas.

Desde LOMUG, administrador de fincas en Madrid, recomendamos la instalación de un equipo desfibrilador en las comunidades de propietarios. Pueden salvar vidas.

Desfibriladores en las comunidades de propietarios

A la hora de instalar un equipo desfibrilador en una comunidad, es importante tener en cuenta las dimensiones de la misma. Habrá fincas pequeñas donde bastará un equipo. Sin embargo, en otras con mayor tamaño, será necesario la instalación de más de un desfibrilador. Por ejemplo, se podrá instalar uno en cada portal y otro en las zonas comunes con piscina y zona deportiva. Al menos debe estar a una distancia de 5 minutos (ida y vuelta) de cualquier lugar donde pueda producirse un paro cardiaco súbito.

Es fundamental contar con estos equipos de respuesta inmediata y cercana al lugar donde se suelen dar incidencias cardíacas -una gran mayoría ocurre en el ámbito doméstico-. Gracias a su disposición, pueden marcar la diferencia entre vivir o morir.

Tener instalado un desfibrilador en una comunidad de vecinos es una gran decisión. Puede significar un gran avance para prevenir la mortalidad en España causada por paros cardiacos.

Estos desfibriladores externos cuentan con un eficiente sistema de instrucciones, por lo que resultan fáciles y rápidos de usar. Además, son portátiles, lo que significa que, si están instalados en el portal, se podrán trasladar rápidamente a la casa del vecino afectado, por ejemplo.

¡No esperes más! Cada minuto cuenta. En la próxima junta de vecinos propón la instalación de desfibriladores. Puede salvar la vida de tus vecinos o la tuya. Para más información, consúltanos. Contamos con los mejores administradores de fincas.

Comments(0)

Leave a Comment